jueves, 18 de febrero de 2010

¿Qué piensas?.Nada

Echaba de menos tus felinos muslos, esos que acariciaba y ronroneaban para mi.
Echaba de menos el dejar reposar mis labios sobre los tuyos y el fresco aroma que desprende tu pelo.
Echaba de menos el tiempo para nosotros, el tiempo para mirarte, tiempo para hacerte una fotografía mental que llevar siempre en mi retina.
-¿Sabes que es lo que mas echo de menos, pequeño mío?.
-No, dime.
-El ponerme
Tremendísimamente cachonda hasta con el segundero de tu enrome reloj de muñeca.
-Mejor vamos a casa, ¿No crees?.

2 comentarios:

  1. hasta el segundero resulta excitante si está en SU muñeca.

    Me encantan las fotografías mentales.

    ResponderEliminar